1. Participación voluntaria: la obtención del Sello Verde es de carácter voluntario y cualquier empresa de transporte y logística de Navarra puede solicitarlo. En ningún caso ninguna empresa está obligada a solicitarlo

2. Multicriterio: la obtención del Sello Verde está condicionada al cumplimiento de varios criterios. Estos criterios son creíbles, pertinentes, alcanzables, medibles y verificables.

3. Rigurosidad y confianza: el Sello Verde única y exclusivamente se concederá cuando una empresa cumpla estrictamente con las reglas generales y con la normativa asociada a esta certificación, así como cuando el servicio que presta cumpla con los criterios ecológicos establecidos para el mismo. Además, la metodología utilizada para el diseño del Sello Verde cuenta con una base científica y sus procedimientos están rigurosamente documentados, lo que permite tener confianza en el programa.

4. Independencia: ha sido desarrollado por la Dirección General de Transportes del Gobierno de Navarra, ajena a la parte interesada en obtener la certificación, y es la encargada de conceder una licencia que autoriza el uso del Sello Verde.

5. Coherencia: cumple con los principios europeos del ecolabelling y es consistente con los principios rectores de la ISO 14020 e ISO 14024.

6. Confidencialidad: toda la información aportada durante el proceso de solicitud del Sello Verde es tratada con absoluta confidencialidad.

7. Transparencia: se trata de un proceso abierto y responsable que se puede observar, supervisar y cuestionar en cualquier momento.

8. Consenso: todos los criterios ecológicos que se deben cumplir para la obtención del Sello Verde han sido consensuados con las empresas del sector, y su actualización a lo largo de los años contará con la participación activa de las empresas.

9. Flexibilidad: el Sello Verde se revisará periódicamente y los criterios medioambientales se actualizarán para adaptarse a los cambios tecnológicos y de mercado.

 

Comparte esta información